CANARIAS: 30,9% DE PARO CON EL MAYOR CRECIMIENTO DEL ESTADO

Publicado en por Izquierda Unida Los Realejos

http://canarias-semanal.com/upload/img/periodico/img_5699.jpg

 

Por E. Fernández - Redacción Canarias Semanal

 El pasado año 2011 concluyó con una nueva escalada del paro registrado en Canarias. El desempleo subió en el Archipiélago en otras 27.500 personas, situándose el número total de trabajadores en esta situación en341.900. La tasa de paro en las Islas, del 30,9% es una de las más altas del Estado y de toda la Unión Europea. Difícilmente pueden sorprender a estas alturas estas estadísticas, que no son sino una continuidad de las pésimas noticias sobre la destrucción de empleo en las Islas que venimos recibiendo desde el estallido de la Crisis capitalista en 2008. Mucho menos conocidos son otros datos que, sin embargo, arrojan más luz sobre la falta de horizontes que hoy por hoy sufre la economía canaria.

 

     En el mismo año que el paro en el Archipiélago continuó batiendo récords de desempleo, Canarias fue la comunidad autónoma con mayor crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB). Éste crecimiento alcanzó el 2,1%. El triple que el registrado en el resto de España (0,7 %) y muy por encima incluso de la media de crecimiento de las economías europeas, según datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).  Es decir, que la realidad desmintió - por enésima vez- otro de los dogmas de la economía académica. Un crecimiento económico considerable no se tradujo en la creación de empleo, ni impidió que casi 30.000 nuevos canarios fueran expulsados del mercado laboral. 

 


EL TURISMO NO DA MÁS DE SÍ... Y NO SE APUNTAN ALTERNATIVAS

 

     El aumento registrado del Producto Interior Bruto de Canarias se debe a la magnífica evolución del Turismo. En el año 2011, en efecto, este sector del que se ha hecho depender por completo la economía isleña, vivió un año récord. Doce millones de turistas visitaron el Archipiélago, con un gasto de 11.119 millones de euros, según el Ministerio de Industria. Estas cifras, lejos de abonar el optimismo, reflejan  el agotamiento del modelo económico impuesto en el Archipiélago canario.

 

     Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria las autoridades y los partidos políticos institucionales del Archipiélago realizaron grandilocuentes declaraciones sobre la necesidad de impulsar la diversificación económica en las Islas. Hoy, resulta evidente que no hay prevista ninguna alternativa al  insostenible "desarrollismo" del ladrillo que tantas fortunas ha multiplicado en los últimos años a costa de hipotecar el futuro del conjunto de la población canaria. El sector turístico, sencillamente, no posee la capacidad para absorber el empleo destruido en laConstrucción, cuyo PIB bajó en 2011 un 7,1% y que ya nunca volverá a ser la que fue.

 

      Pese a todo, los cabildos de Gran Canaria, Tenerife, Fuerteventura y Lanzarote prevén en sus planes insulares la construcción de más de 100.000 nuevas camas turísticas para los próximos años en bolsas de suelo calificado. Una manera de continuar alimentando el negocio de unos pocos que, sin embargo, no resolverá las necesidades de subsistencia de la mayoría de la población canaria, a la que se aboca, una vez más, a abandonar su tierra como única opción para huir de la miseria.    

 

Comentar este post